Mi NO tan Humilde Opinión

Por Kaya Sauceda

Las últimas visitas que realicé al Parque Fundidora me han dejado un sentimiento de robo, desfalco y corrupción; desde que uno se va acercando se puede ver la mafia de franeleros con gafete de alguna asociación afiliada a algún sindicato. Esta bola de parásitos te pide de 50 a 80 pesos por dejar tu coche en las calles cercanas, obvio te cobran por adelantado y si no les pagas, espera encontrar tu coche rayado, ponchado o con alguna cristal roto. Ahora, que, si te decides por alguno de los estacionamientos del parque, el costo es 80 pesos por día, y aunque tampoco se hacen responsables por daños o robos, al menos quedas un poco tranquilo.

Una vez que entras al parque, todo es bello, hasta que te das cuenta de la cantidad de puestos de vendimia concesionados a no sé quién, a cambio de no sé qué, o no sé de cuánto.

Más adelante encuentras gente de staff de algún evento masivo y/o feria, montando o desmontando escenarios, juegos mecánicos y puestos de comidas de empresas y negocios participantes en dichos eventos, obviamente cerrando el paso a paseantes; y me pongo a pensar el dineral que le deja al parque todo eso, más la renta de bicicletas, los espacios que rentan para eventos privados, bodas, graduaciones, etc., y todo eso para que salgan con su jalada de que el Parque Fundidora se maneja en números rojos...¡No te pases de lanza!

O sea, cada evento masivo le deja al parque en promedio 40 millones de pesos, se realizan de 8 eventos por año, saquen las cuentas.

Y salen con la novedad que el año pasado sólo ingresaron 182 millones de pesos y que sólo 38 millones son de renta de eventos, y que se gastaron 202 millones, o sea que perdieron 20 millones de pesos.

Si eso te parece mucha lana atorada en la cartera, o no sé en dónde, de no sé quién de la administración del Bronco... ¡eso no es nada!

A pesar de que no les cuadran los números, planean hacer dentro del parque un estadio para eventos deportivos y masivos con capacidad de 80 mil personas, incluido un puente que cruce el Río Santa Catarina; dicho estadio costará 8 mil millones de pesos y será de inversionistas privados, o sea que, bien privatizado.

En los últimos 8 años el espacio que se renta para eventos masivos aumentó de 12 a 25 hectáreas de las 144 de parque.

Y para rematar, el Consejo Administrativo del Parque Fundidora lo puso El Bronco, y con todo y su presidente, Artemio Garza Rodríguez, que es quien va se encargará de operar el Consejo del Parque Metropolitano Libertad, el parque que van a hacer donde estaba el Penal del Topo Chico. O sea que los parques públicos van a seguir siendo negocio privado.

Eso mismo pasó con la Arena Monterrey y la Ecovía, inversión del estado con ganancia de particulares.

Recuerdo que los regios pensábamos que teníamos nuestra versión de Central Park... ahora también, pero con olor a arrachera, cheve, vomito... pagas por eso y bastante.

¡Así nomás no se pinshis puede!